Tres vueltas a la ceiba

Ceiba de la Ciudad de La Habana

Ceiba de la Ciudad de La Habana

Faltan pocas horas para que cientos de pesonas acudan a un encuentro con la historia y las leyendas de la Villa de San Cristóbal de la Habana. Las tres vueltas a la ceiba y unido a esto, pedir tres deseos al tan venerado y añejo árbol.  Cada 15 de noviembre los capitalinos y los visitantes de la ciudad se reúnen alrededor de este mito urbano ubicado frente al Templete para esperar el día de la Fundación de la ciudad.

La Villa de San Cristóbal de La Habana, fue fundada en nombre de los Reyes de España. El 16 de noviembre de 1519 se celebra la primera misa y el primer cabildo, momento histórico que se reconoce como el acto fundacional de nuestra ciudad. Una frondosa Ceiba fue testigo de este acontecimiento y bajo su sombra se celebró la religiosa ceremonia. Ubicaba en la Plaza de Armas, en este sitio, fue edificado en 1823, El Templete que representa un templo griego en pequeñas dimensiones.

 

Según plantea José Martín Félix de Arrate en su obra Llave del Nuevo Mundo, que data de 1761, dio principio Diego Velázquez, a la fundación y establecimiento de La Habana en 1514, llamándola Villa de San Cristóbal. En principio celebraban su aniversario el 25 de julio, fecha que posteriormente trasladaron para el 16 de noviembre, para que coincidiera la festividad de San Cristóbal con la de Santiago, que era una celebración nacional de España. El aniversario de la ciudad comienza a celebrarse desde 1519, pues no fue hasta esa fecha que se efectuara oficialmente su fundación, con la primera misa y el primer cabildo, a la sobra de la frondosa Ceiba que allí existía.

 

La denominación de la Villa devino de la fusión del nombre del santo escogido para bautizarla y del nombre por el cual se le conoció en sus primeros asentamientos. En opinión de la mayoría de los historiadores, el nombre de Habana se le otorga por un cacique llamado Habaguanex que gobernaba de Matanzas hasta el Mariel que se opuso a la expansión de los españoles en sus tierras pero que en una oportunidad protegió a dos sobrevivientes de un grupo de españoles que habían naufragado.

 

Por su posición geográfica, la villa de Puerto Carena (como también se le llamaba) se desarrolló rápidamente. La bahía situada a la entrada del golfo de México, constituyó una vía expedita para la navegación, lo cual resultaba favorable para el cruce oceánico de las grandes flotas que llevaban a bordo las riquezas del nuevo mundo hacia el imperio Español, por lo que la villa se convirtió en punto de partida de estos convoyes. Esto trajo como consecuencia un acelerado desarrollo con respecto al resto de las demás villas y esta cualidad determinó que el 14 de febrero de 1553 se declarara capital de la isla cuando la Audiencia de Santo Domingo ordenó que el gobernador viviera en la Villa de San Cristóbal de La Habana aunque no fue hasta 1602 que se reconociera como tal. Años más tarde, el 20 de diciembre de 1592 se le otorga el título de Ciudad.

 

 

 

 

 

Anuncios

Una respuesta a Tres vueltas a la ceiba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: