Del son a la salsa

La música cubana y sus intérpretes han llegado a ser excelentes embajadores del país. Un ejemplo de ello es como el son se ha convertido en la base principal para que, fusionado con otros ritmos de origen caribeño y latinoamericano, se produzca lo que en el mundo se conoce como salsa.

Desde los primeros siglos de la colonización, la música procedente de España, y la de los esclavos africanos, se interrelacionaron: a las vihuelas y guitarras se unieron tambores y sonajas para crear nuevos sonidos, propios del mestizaje cultural. Aunque la existencia verificada del son comienza en las postrimerías del siglo XIX, muchos afirman que el Son de la Ma’Teodora, se interpretó en Santiago de Cuba a finales del siglo XVIII, y representó el punto de partida de una larga evolución musical en las zonas rurales del oriente cubano. Después, este incipiente ritmo, invadiría todo el país, para convertirse en el género musical que mejor representa la idiosincrasia y cultura cubanas.

El son adopta diferentes modalidades según la región en que se cultiva, por ejemplo: el son montuno, está más generalizado en todo el país; el changüí, propio de las provincias orientales, y el sucusucu, identificador de la Isla de la Juventud.

Mientras ocurría todo este despliegue sonero, en el salón criollo también se creaba música cubana. Así el danzón, que más tarde llegaría a ser el baile nacional, tiene su nacimiento con Las alturas de Simpson, de Miguel Faílde, estrenado en Matanzas en 1879.

A partir de entonces, interactúan el danzón y el son en un proceso de transformaciones. La guaracha, ya escuchada en el siglo XIX, desarrolla también sus estrechas relaciones con el son; y para 1951 surge el cha-cha- chá, creado por Enrique Jorrín, y casi simultáneamente Dámaso Pérez Prado da a conocer el mambo. Coexisten dentro de este entramado melódico, las orquestas tipo jazz-band y las charangas que cultivan tanto el bolero como las combinaciones de todos los géneros anteriormente mencionados.

Un movimiento de renovación se inicia a finales de los años sesenta con las llamadas orquestas de música moderna, como es el caso del internacionalmente conocido grupo Irakere. Otro punto de renovación, lo inició Juan Formell con la creación de la Orquesta los Van Van en la década del setenta.

Ya con la llegada de los noventa se produce una verdadera explosión de agrupaciones soneras y salseras de primera línea, como es el caso de: NG la Banda, Paulo FG, la Charanga Habanera y otras muchas orquestas que llevan en sus raíces las notas musicales de un son con una historia de dos siglos.

Anuncios

2 respuestas a Del son a la salsa

  1. juan dice:

    buen post,me gusta la salsa hace 2 años y aparte de baialr me interesa apernder,como llege a bailar tal ritmo,por k nacio y donde ,por k hay varios estilos,k caracterisa a cada uno,,en fin,,,aprender o saber de lo k uno disfruta es genial,,,,,felicitaciones por la pagina,intento hacer algo parecido con la mia,,fotos con mis amigos,algo de info,,musica,,,,bue eso es todo,,adios
    juan
    arica -chile

  2. Gilbert dice:

    muy bueno este articulo sobre la salsa y musica cubana, instructivo, escueto y original, Felicidadessss, chao.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: